¿Cómo se invade tu espacio personal?

Homer Simpson, ese gran pensador, dice que nunca va en transporte público porque es para infelices.

Que solo hay que ver las caras que tienen para darse cuenta de que quienes lo usan son unos fracasados. 
espacio personal en el metro·conlosochosentidos.es
Superhéroes con cara de pocos amigos en el metro. [link]

Por supuesto, yo no comparto esa opinión. Entre otras cosas porque me paso el 6% de mi tiempo (sí, lo he calculado...) montado en un tren, un metro o un tranvía y me considero un tipo alegre y feliz.

Sin embargo, no deja de tener gracia su afirmación porque sí que está basada en un hecho real: la gente que viaja en transporte público va muy seria. Pero ¿por qué?

Si te toca ir en un metro o en un ascensor con más gente, lo habitual es que procures no mirar a nadie a los ojos, que no realices movimientos bruscos ni aspavientos, que el panel informativo de las paradas o las plantas del ascensor cobre una importancia inusitada y tu mirada se pose fijamente en él o en un punto indefinido en el techo o la pared y, lo más importante, que tu cara no muestre ninguna emoción. Lo que en lenguaje común se llama “cara de póker”.

Monalisa con cara de poker · conlosochosentidos.es
La Mona Lisa y su infalible cara de póker. Con las gafas de sol no hay quién sepa si tiene una mano ganadora o va de farol. [link]

Esa cara de póker recibe el nombre de máscara social (ahora explicaré por qué) y es lo que el bueno de Homer confunde con cara de pena.

No es que quienes viajamos en metro seamos tristes y grises, es solo que adoptamos una cara neutra ante una situación que nos produce incomodidad.

Y es que cuando vamos enlatados en un autobús o un ascensor con más personas, normalmente sentimos que invaden nuestro espacio personal.

invasión del espacio intinmo · conlosochosentidos.es
Metro de Tokio. Con estas amplitudes da gusto viajar. Por eso todo el mundo sonríe. [link]

¿Qué es eso del espacio personal?

El espacio personal es una zona invisible que nos rodea y que consideramos como propia.

Con los animales es más fácil de entender: Tienen territorios. Zonas de influencia. Las marcan con orín y las defienden cuando otro congénere las invade sin permiso.

En ese sentido nosotros somos iguales y, cuando invaden nuestro espacio personal, nos sentimos inconscientemente agredidos y, puesto que está feo poner mala cara (al fin y al cabo tú también estás invadiendo el espacio personal de quién invade el tuyo), mostramos una cara impasible, como de “conmigo no va la cosa, pero que este trasto llegue pronto a la parada”.

poco espacio personal en china · conlosochosentidos.es
Una playa china. Benidorm en agosto parece desierta a su lado. [link]

Proxémica

El primero que escribió sobre las necesidades de espacio personal de los humanos fue el antropólogo Edward Hall, en los años sesenta.

Lo llamó proxémica, porque pensó que sacarse una palabra de la manga siempre queda muy erudito y se dio cuenta de que, en función de la densidad de la población donde viva una persona, se pueden tener más necesidades de espacio personal o menos.

Así, por ejemplo, alguien de un entorno rural, con baja densidad de población, normalmente se sentirá menos confortable cuando alguien esté “demasiado cerca”, mientras que un japonés que vaya en metro a su trabajo todos los días estará más habituado a los apiñamientos.

espacio personal ·conlosochosentidos.es
Nathan Destro, un tipo que se ha inventado un protector de espacio personal para preservar el suyo.  [link]


¿Cómo invaden tu espacio personal?

Así que, cuando estás tan tranquilo en un banco del parque dando de comer a las palomas o en una sala de cine vacía esperando a que empiece la peli y llega un tío y se sienta a tu lado, automáticamente te muestras hostil porque está invadiendo tu espacio personal.

O cuando estás meando en un baño público y se pone alguien en el meadero de al lado habiendo otros muchos vacíos. En este caso, aparte de invadir tu espacio, seguramente se trate de un depravado. Los hay a montones en las estaciones de tren.


invasión de tu espacio personal·conlosochosentidos.es
El típico Stormtrooper que se pone a tu lado en el baño invadiendo tu espacio personal cuando resulta que hay más urinarios libres. [link]

Esta actitud hostil que mostramos cuando nos invaden el espacio personal también ocurre frente a las personas “sobonas” que aprovechan cualquier excusa para poner su brazo alrededor de tu cuello, cogerte el antebrazo para contarte algo interesantísimo o tratar de hacerte un masaje en la espalda si te ven cara de cansancio.

Si no tienes un lazo íntimo con este tipo de personas, no te sientas mal si te ponen de los nervios. Alguien debería decirles que así no conseguirán ganarse la confianza de los demás...


Sarkozy haciendo gala de su fama de sobón. Que conste que solo intenta tocar la medalla al mérito de Maud Fontenoy.  ¿O no? [link]

Ante estas situaciones se suele imponer la necesidad de emplear la máscara social, esa cara de póker que ponemos cuando algo nos molesta pero no queremos que se note. O eso, o levantarse de la butaca del cine y tirarle al otro el cubo de las palomitas y pirarte a otro sitio. Así, sin rencor ni maldad.


Video de una bussiness de una aerolínea donde un tipo simpatiquísimo se dedica a invadir el espacio personal de la gente. Es divertido de ver.

Ahora que ya sabes por qué la gente que va en transporte público pone esas caras inexpresivas, te daré un último consejo: la próxima vez que montes en un metro abarrotado y te acuerdes de esto, sonríe. Sonríe mucho y mira a la gente a la cara. Verás que la mayoría te ignoran. Habrá otros que pondrán una cara de “este está zumbao”. Pero siempre habrá alguien que te devolverá la sonrisa. Si estás pensando en conocer gente nueva, que sean de estos últimos.


espacio personal en el metro · conlosochosentidos.es
Este tipo no solo sonríe, sino que además, se lo pasa bomba en su columpio cada vez que el metro para o arranca. [link]


Biblio:

2 comentarios:

  1. Siempre me descubres algo y de un modo muy ameno.Como siempre: gracias
    Mareta

    ResponderEliminar
  2. Me encanto el post:-):-)

    ResponderEliminar

¿Y tú qué opinas?