Por qué la leche materna es la leche

Hay muchas, muchísimas fuentes que afirman que la leche materna es una de las formas más eficaces de asegurar la salud y la supervivencia de los niños.

Lo dice la OMS, lo dice UNICEF, la Asociación Española de Pediatría y un sinfín de otros comités, organizaciones y entidades. ¿Pero por qué es tan buena? ¿Qué hace que la leche materna sea el mejor alimento que se le puede dar a un bebé?

[link]



La razón obvia es porque somos mamíferos. Así que mamamos. Y por algo será.

Estamos diseñados para vivir única y exclusivamente a base de leche durante los primeros meses de vida. Eso sí, de nuestra misma especie y, a ser posible, de nuestra mamá. No hace falta más. Aunque estés en un clima muy cálido. Ni siquiera hace falta agua.

Con leche es más que suficiente. Da igual que seas una mamá delfín, que debe dar de mamar a su cría cada dos horas y “empujarla” a la superficie cada 10 minutos durante los primeros meses de vida para que pueda respirar.

Da igual que seas una pantera negra o un ratoncito minúsculo. El mejor alimento para tu primera etapa en la vida es la leche materna. ¿Y por qué? Pues porque es fácil de digerir, porque tiene todos los nutrientes que se necesitan para crecer y desarrollarse y porque refuerza y contribuye a mejorar el sistema inmunológico del bebé.

Escultura de arena de Rómulo y Remo, amamantados por una loba. Pese a que se criaron con leche de animal, crecieron fuertes y fundaron Roma. Si hubieran recibido la leche de su mamá, seguramente habrían hecho gestas más grandes como fundar una colonia en la Luna. [link]

¿Y cómo contribuye a mejorar el sistema inmunológico?

Pues en 2008, unos investigadores de la University of Western Australia, averiguaron que en la leche materna hay células madre (lógico; es materna).

Aunque siguen investigando en ello, especialmente para ver si esas células se pueden aplicar a investigaciones con células madre sin incurrir en controversias morales, que estaría guay, apuntan a que la presencia de las células madre debe tener un rol importante.

Ya han averiguado que las células inmunológicas halladas en la leche de ratón pasa a la mucosa intestinal de las crías amamantadas y, de ahí, al torrente circulatorio para ir a parar a varios tejidos.

Lo más probable es que en los humanos ocurra algo similar, ya que las hay a porrón en la leche, y que esas células madre seguramente contribuyan a la regeneración y desarrollo del bebé o que jueguen un papel relevante en caso de enfermedad.

Diseño para una camiseta realizado por Eduard Punset y Kukuxumusu sobre las células madre. Simplemente genial. [link]

Y por muchos aditivos y cositas que le pongan a una leche artificial, nunca le podrán poner células madre. Y cómo dicen los Calle 13, “Yo no soy blandito, yo no me quito. A mí no me criaron con leche de polvitos.”

¡Mamar mola! [link]

Donde esté una teta, que se quite un biberón. Y no solo por el envase, que es infinitamente más atractivo.

Y es que una teta, aparte de fascinar a hombres y niños por igual, es mucho más higiénica y protege indirectamente de posibles enfermedades.

Si el biberón y la tetina se esterilizan con agua hirviendo antes de cada comida, disminuyen mucho las probabilidades de que se produzcan enfermedades en el bebé (típicamente, diarreas o infecciones de oído), pero un bebé alimentado con biberón sigue teniendo más posibilidades de contraer diarrea u otras enfermedades comunes que un bebé alimentado con leche materna.

La lactancia nunca pasará de moda. [link]

Por otro lado, está la componente afectiva y emocional. El vínculo que se crea entre la mamá y el bebé es mucho más fuerte si se da el pecho.

Y hace bien poquito se ha llevado a cabo un estudio, esta vez realizado en Finlandia y publicado recientemente en la Journal of Psychotherapy and Psychosomatics, que arroja más luz sobre la parte emocional de dar de mamar.

El estudio asegura que los bebés a los que les da la teta tienen menos posibilidades de desarrollar altos niveles de hostilidad al llegar a la adultez.

La hostilidad se midió atendiendo a tres factores: suspicacia, paranoia e ira. El resultado concluyó que aquellos adultos que recibieron leche materna durante los primeros 4 o 6 primeros meses, que es lo mínimo que se recomienda, desarrollaban menores niveles de hostilidad, especialmente suspicacia y paranoia, que aquellos a los que no les habían dado el pecho.

Los autores reconocen que les haría falta profundizar en el estudio, pero tienen el mérito de ser los primeros que relacionan la personalidad del adulto con la lactancia.

Chavalín de 3 años y 11 meses que luce orgulloso su tatu de lactancia materna. El tatu es el símbolo internacional de lactancia que diseñó Matt Daigle ante la falta de señalítica para salas de lactancia. [link]

Y a mí, como soy chico y no voy a poder dar de mamar, se me ocurrió un día que podía contribuir a fomentar la lactancia materna haciendo lo que sé hacer: programar. Bueno, también sé planchar y hacer malabares con 3 pelotas. Vamos, que soy un partidazo.

En fin, que gracias a mi amistad con el Dr. Paricio, uno de los pediatras más prestigiosos de España y un ferviente defensor de la lactancia materna, he desarrollado su web e-lactancia.org.

Esta web fomenta la lactancia informando acerca de la compatibilidad con más de 1.600 productos (medicamentos, plantas medicinales, contaminantes ambientales, enfermedades...). Y además informa de posibles alternativas, si las hay, para aquellos productos que supongan un riesgo para el bebé, la mamá o el propio proceso de lactancia.

La verdad es que muchos prospectos de medicamentos vienen con poca información sobre la compatibilidad con la lactancia. Yo que tú, no me la jugaba, futura mamá... [link]

e-lactancia.org surgió como muchas cosas buenas: por un error feliz. Fue una iniciativa del Dr. Paricio y sus compañeros pediatras de tener una pequeña base de datos en la intranet de su hospital donde poder consultar rápidamente sin tener que recurrir al vademécum continuamente.

Pero el informático se equivocó y en lugar de subirla en la intranet del hospital, la colgó en la red, disponible y accesible para todos.

El resultado fue que comenzaron a recibir un montón de visitas y a convertirse en una herramienta fiable y consultada tanto por profesionales como por las mamás.



biblio:
[OMS]
[i09]

3 comentarios:

  1. Creo que haces muy bien promocionando tu trabajo, puesto que efectivamente será de gran ayuda para mucha gente. Ante algo tan importante como es la época de lactancia siempre es recomendable estar adecuadamente informado. Gracias como siempre por todos los conocimientos que compartes con nosotros y me alegro de que tu "hijito" esté teniendo tan buena acogida. Le habrás amamantado bien para que esté creciendo así de fuerte, no? ;)

    Un abrazo,

    ResponderEliminar
  2. Jopeta, siempre repetimos: "qué buen post, qué interesante, qué entretenido, qué gracioso..." QUÉ VALIOSO, sumo a este post.Todas las personas involucradas en la lactancia, especialmente madres y criaturas, están de enhorabuena porque esta herramienta se suma a las ventajas de la leche de teta, la auténtica.Nunca defraudas, sigue así.

    un abrazo. Mareta

    ResponderEliminar
  3. Muy,muy interesante y formativo. Enhorabuena!

    ResponderEliminar

¿Y tú qué opinas?