Por qué el rosa es un color femenino

Mira la foto de estos bebés encantadores: sin más información que la que ves ¿cuál es el niño y cuál la niña?
Un niño y una niña. ¿Pero cuál es cuál? [link]



Yo no sé la respuesta porque no he preguntado a las criaturitas, pero apuesto a que sí sé tu respuesta: la niña es la que va de rosa y el niño el que va de azul.

La pregunta que me surge, así en plan champiñón tras un día de lluvia, es ¿por qué se asocia el color rosa con la feminidad y el azul con la masculinidad? Y, lo que no me deja dormir por las noches y hace que sufra como un pasajero al que le dicen que su vuelo tiene overbooking: ¿Esta asociación es de origen cultural o biológico?

Hombre azul. La versión barata que James Kameron no quiso contratar para su película Avatar. [link]

En un intento por frenar mi desolador sufrimiento, he hecho una búsqueda y, la verdad, el resultado me ha decepcionado un poco. Si tengo que darte una respuesta rápida, el motivo es cultural. La respuesta larga es que se sospecha (sin confirmar todavía) que podría ser biológico.

Chica Converse. De estricto rosa. [link]

Unos científicos de la Universidad de New Castle hicieron un experimento en 2.007 para tratar de responder a esta pregunta. Lo hicieron con chicos y chicas jóvenes y de origen británico o chino. Lo de que fueran de dos culturas diferentes era, precisamente, para descartar que hubiera un componente cultural tras sus elecciones. Los resultados, publicados en la Journal of Current Biology en agosto del 2.007, demuestran que el azul es el color favorito universal y que solo las chicas se decantan por el rosa (en sus variantes rosados y rojizos) como color favorito.

Los padres tenían claro que iba a ser un niño. Creo... [link]

La justificación biológica que dan estos investigadores se remonta a cuando nuestros antepasados cazaban y recolectaban frutos. Típicamente, el cazador era el hombre y la recolectora era la mujer. Y ella debía recolectar frutos maduros que, casualidades de la vida, tienen normalmente un color rojizo o rosado. Como la manzana, las cerezas, ... o el plátano.

Lo creas o no, existe una variedad de banana de color rosa. Es la Musa Valentina o guineo rosado y mola mucho. [link]

En cuanto a que el azul sea el color favorito universal, lo justifican diciendo que, inconscientemente, se asocia con buen tiempo y con presencia de agua potable y esa asociación también se remontaría a cuando íbamos en taparrabos y no existía el estrés postvacacional.

Paisaje azul y evocador. Que se quite lo rosa teniendo este paraíso... [link]

Sin embargo, estos investigadores han asegurado que quieren hacer más pruebas, esta vez con niños muy pequeños (bebés) para descartar definitivamente que la elección del color no se deba a un factor cultural (a esas edades, todavía no están muy influidos por su entorno).

La habitación rosa que toda princesita ha deseado alguna vez. [link]
Por otro lado, está la explicación cultural. Lo curioso de la afirmación de que el rosa es para las niñas y el azul para los niños es que se remonta a los años 40 (de 1.940, lo digo por si este blog sobrevive hasta el 2.040, para que no haya dudas).

Antes, en 1.800, en los viejos buenos tiempos, la gente no se complicaba la vida: vestían a los bebés de blanco e, incluso, a todos los vestían con vestiditos, independientemente del sexo. Luego, a mediados del siglo XIX, la moda empezó a llegar también a los bebés y se les comenzó a vestir en otros colores, pero así, a lo loco, sin normas ni nada: El vestidito de azul marino y el gorrito de color marrón. Y todos sabemos que esos colores no combinan.

Antigua foto de un bebé, en una época donde a todos se les vestía con vestiditos. Imposible saber si esta ricura es un niño o una niña sin levantar la falda (y comprobar el color del pañal). [link]

Sin embargo, al comenzar el siglo XX sí que se empezó a vestir a los niños con pantalones, dejando en exclusiva los vestiditos para las niñas. Y fue a partir de ahí donde se comenzó a distinguir no solo por prendas, sino también por colores.

La gracia está en que, al principio, se estableció que el rosa debía ser para los niños y el azul para las niñas. Hay un artículo de 1.918 de la Ladies’ Home Journal (la Revista de las Señoras de su Casa. Sensacional, yo estoy suscrito) que dice: “Ha habido una gran variedad de opiniones al respecto, pero la regla generalmente aceptada es rosa para el niño y azul para la niña. La razón es que el rosa es un color más decidido y fuerte y, por tanto, más adecuado para el niño, mientras que el azul, más delicado y grácil, es más bonito para la niña”. Otras explicaciones que se daban en la época eran que el azul se asocia con el manto de la Virgen María y, por tanto, con la bondad y la pureza, mientras que el rosa, derivado del rojo, es un color que refleja mejor el temperamento fiero del hombre. Solo hay que compararlo con la fiereza innata del flamenco para darse cuenta.

Dos flamencos macho demostrando su hombría formando un corazón con sus cuellos. [link]

Y, de repente, en los años 40, se le dio la vuelta a la moda (supongo que para que los modistos volvieran a sacar tajada) y se asoció el rosa con las niñas y el azul con los niños, vínculo que ha durado hasta hoy en día.

Total, que a mí, personalmente, no me queda claro si el rollo del rosita y del azul es algo cultural o natural. Lo que sí que tengo claro es que, si Steven Tyler, el cantante boquita de piñón líder de Aerosmith, compuso la canción pink y, unos años después, acabó liándose con la cantante Pink, yo voy a componer una canción llamada Rosa para ver si corro la misma suerte con nuestra Rosa de España.

Os dejo con el video de pink, lleno de gente raruna que me encantaría conocer:



Biblio (toda en inglés, que soy muy internacional):
[HowStuffWorks]
[Wikipedia]
[divine caroline]
[Amazings.com]

0 comentarios:

¿Y tú qué opinas?

Hay un Coco que te hará disfrutar de Cuba: Wild Caribe