Si metes una cucharilla en una botella de champán o cava, ¿las burbujas no se van?

En toda celebración que se precie, siempre hay una botella de champagne o de cava con la que brindar. Y casi siempre sobra. Y, también muy a menudo, salta alguien que dice: “No la tires, guárdala en la nevera con una cucharilla de café para que no se vayan las burbujas”. Y también hay gente que se lo cree. Hoy trataré de destapar este mito desde un punto de vista científico.

La clásica cucharilla para impedir que se vayan las burbujas ¿Mito o ciencia? Hoy, revelamos la verdad en "Con Los Ocho Sentidos". [Link]


¿Es verdad que una cucharita de café metida en la botella de cava o champagne impide que se vayan las burbujas? La respuesta corta es NO. Y la larga y razonada, es SÍ, PERO NO.

Hay quien dice que la razón científica está en que el metal “atrapa” las burbujas e impide que se vayan. Pero esto no es verdad, porque sino los señores de la Coca-cola nos la venderían sin cerrar y se ahorrarían fabricar un cierre hermético con anillita que, por cierto, es metálico y no impide que se le vayan las burbujas cuando lleva un rato abierta.

Chaval disfrutando del refrescante sabor de las burbujas de una Coca-Cola bien fresquita. Ponle una cucharilla, que se te va el gas. [link]
Hay quién dice, además, que solo funciona si la cucharilla es de plata. Esto mismo se plantearon unos científicos del Centro Interprofesional de Vinos de Champaña, en Francia allá por 1.995:

Abrieron al mismo tiempo y vaciaron parcialmente varias botellas de una misma cosecha. Luego se taparon varias de ellas de distintas formas: unas con una cucharilla de plata, otras con cucharillas de plástico, de acero inoxidable, con un tapón normal de plástico, metálico, de corcho, otras con un tapón hermético y a otras no se las tapó con nada. Pasado un tiempo, se midió la presión que conservaba el gas de las botellas. ¿Cuál fue la conclusión? Que únicamente las botellas que se taparon con el tapón hermético conservaron la presión. De manera que una cucharilla no impide que se salga el gas.

Puedes usar un tapón hermético si quieres, pero lo único realmente efectivo y barato para que no se escape el gas en una bebida es que no quede bebida. Este hombre lo tiene claro. En su cartel pone: "Necesito dinero para emborracharme y que dos mujeres me lleven a casa y se propasen conmigo". [link]

Eso sí, aunque no lo impide, la cucharilla sí que dificulta que se escapen las burbujas: Si bloqueamos parcialmente el cuello de la botella, que es la única vía de escape que tienen las burbujitas, la huída, aunque inevitable, es más lenta.

Equipo Olímpico de natación sincronizada que protagonizó las campañas de  2008 y 2009 de "Burbujas Freixenet". Si metes a estas burbujas a temperatura muy muy baja, dejarán de moverse en cuanto se congelen. Pero, oye, tampoco es plan, que aunque las rusas y las chinas siempre las ganan, no lo hacen nada mal. [link]
Si, además, guardamos la botella en el frigorífico, las burbujas se “aletargan” por la teoría cinético-molecular de los gases, que viene a decir que, a temperaturas más bajas, menos movilidad tienen los gases. Si no te convences, haz la prueba en un sitio que no te importe ensuciar: Mete en el congelador una lata de cerveza durante 5 minutitos y deja otra a temperatura ambiente. Menéalas con alegría como si hubieras ganado la etapa del Tourmalet en el Tour de Francia. Comprobarás que la cerveza caliente sale disparada con mucha más energía que la fría, lo cual es una ventaja porque, si quieres celebrar este gran triunfo de la ciencia de andar por casa, todavía te quedará cerveza fría para beber dentro de la lata.

Campaña de concienciación de consumo responsable de Heineken. Lo que no cuentan es que Papá Noel se cayó del trineo por abrir una lata de cerveza caliente muy agitada. [link]
Así que ya sabéis, si os toca la Lotería del Niño, no escatiméis en champán y no guardéis la botella en la nevera después de rociar a familiares, amigos, el reportero de Antena 3 y el lotero. Al final se quedará sin gas. La botella, no el lotero.

Gente celebrando el Gordo de Navidad de 2010. Seguro que se compran una cubertería de plata para tapar agujeros e impedir que se escapen las burbujitas del champán. [link]
Biblio:

[Enroque de ciencia, muy bien explicado con formulitas y todo]

2 comentarios:

  1. Es cierto, yo guardo siempre las sobras del cava y después lo encuentro tan "desbravado" que temino usándolo para guisar.Ahora que me has develado la verdad, mejor me lo bebo, dejo la cucharita para comer pasteles y a disfrutar, que son dos días. Mareta

    ResponderEliminar
  2. Hay tres factores:
    * la cucharita debe ser metálica para transmitir el frío,
    * ademas la cerveza debe colocarse en la heladera, entonces el frío en el cuello de la botella ayuda aque el gas no se fescape.
    * no quieras guardar un resto que te sobró porque en la botella quedará demasiado aire y poca cerveza asi no sirve pues se desvanece la fuerza.

    A mi me funciona y punto a pesar de los experimentos que hicieran los científicos del Centro Interprofesional de Vinos de Champaña

    ResponderEliminar

¿Y tú qué opinas?