Qué son las agujetas y cómo se evitan

Un buen día decides ponerte en forma o retomar tus buenos hábitos de hacer ejercicio o deporte y, al día siguiente, te duelen músculos que ignorabas que tuvieras. ¿Qué es ese dolor? ¿Por qué aparece al cabo de unas 24-48 horas? ¿Por qué se produce y cómo evitarlo?

Sobran las palabras. [Link]



En la película La Teniente O’neil, un irreconocible y horterilla Viggo Mortensen le dice a la prota (Demi Moore) que el dolor es bueno porque nos recuerda que estamos vivos. Se equivoca. El dolor nos indica que algo va mal. Pero el dolor muscular tras hacer ejercicio puede considerarse la única excepción: Nadie se ha muerto de agujetas.

Demi Moore en La Teniente O'neil haciendo de la Teniente O'neil haciendo flexiones que harán que tenga agujetas. Seguro. [link]

Agujetas” es el nombre coloquial de la mialgia diferida, que es un dolor muscular de aparición tardía que suele ir acompañado también de inflamación muscular. El nombre de agujetas se debe a la teoría que defendía que el dolor se debía a la cristalización de ácido láctico que se clavaban en los músculos como si fueran agujas. Se ha demostrado que esta teoría es totalmente falsa:
  • Las personas que padecen la enfermedad de McArdle (que no pueden producir ácido láctico) también sufren agujetas.
  • Se han hecho biopsias musculares y en ningún caso se han encontrado cristales de lactosa. 
  • La lactosa solo se cristaliza a temperaturas inferiores a -5º. Esto justificaría las agujetas en un esquimal, pero nunca en un maasai. 
Maasais ensayando para poder ver bien a Lady Gaga en el próximo concierto aunque estén en la última fila. [link]

Desvelada la leyenda urbana de los cristales en los músculos, ¿a qué se debe la mialgia diferida? Las agujetas son consecuencia de las microrroturas de las fibras musculares porque la fibra muscular es débil y no es capaz de sostener el nivel de ejercicio (ya sea porque el músculo está desentrenado o bien porque está sometido a un gran esfuerzo). El calor en los músculos sometidos a ejercicio es excesivo y la tensión a la que se ve sometida la fibra muscular hace que las más débiles se rompan y que las células que las forman se destruyan. Cuando esta muerte prematura ocurre, las células liberan elementos citoplásmicos que se vierten al exterior. Algunos de ellos contienen iones de calcio y de potasio que, al parecer, irritan mucho y son muy dolorosos, lo que pone en marcha un mecanismo de inflamación, que llega a su punto máximo entre las 24 y las 48 horas.

Un chorizo de mi pueblo visto al microscopio. Bueno, no. Es una imagen 3D un poco asquerosa de las fibras musculares que tenemos en los músculos. [Link]

Las zonas que se ven más afectadas por la mialgia diferida son los tendones cercanos a las articulaciones y las uniones musculares, que es donde se dan dos condiciones: Es ahí donde más tensión se produce y es ahí donde están hay más fibras musculares débiles.

Así, las agujetas pueden verse como un proceso de selección natural a lo bestia: Las agujetas acaban con las fibras débiles, y las que consiguen aguantar la presión se van volviendo más fuertes. Cuando llevamos un tiempo inactivos o bajamos nuestro nivel de ejercicio se nos atrofian muchas fibras musculares. Al iniciar de nuevo la actividad, las partes más débiles se rompen, y nos quedamos con las mejores. Pero no hay que preocuparse, en cada músculo hay millones y millones de fibras y, hasta la fecha, nadie se ha quedado sin.

De Maitena. [link]

¿Y qué se puede hacer para evitarlas? Nada. Si no haces nada, no tienes agujetas. Pero, claro, eso es ser un poco vago...

Olvídate de tomar azúcar antes o después del ejercicio porque eso también es una leyenda urbana. Esto se hacía como antídoto para evitar la formación de los cristales de ácido láctico. Puesto que no se forman, el azúcar sirve de poco más que de chuchería.

Hay quienes dicen que el tratamiento con antiinflamatorios no esteroideos, cremas antiinflamatorias y crioterapia ayuda a reducir el dolor de las agujetas.

Yo, desde mi humilde punto de vista capoerista, te recomiendo que hagas ejercicio progresivo. Y si es demasiado tarde y ya tienes agujetas, que repitas el ejercicio que te lo ha provocado pero con menor intensidad. Esto aumenta el riego sanguíneo en la zona afectada, reduciendo los desechos de las células que se han muerto y paliando en cierto grado el dolor.

Dos capoeiristas provocando un pequeño ciclón. Así me voy a poner yo cuando sea mayor. [link]

Ya sabes, las agujetas son el resultado de un proceso de adaptación: Las fibras musculares que no consiguen adaptarse, mueren. Las otras se hacen más fuertes. Adaptarse o morir, fibritas.

¡Ejercicio! La cirugía plástica de los pobres. [link]
Biblio:
[Vitonica]
[Blog Actos de Amor]
[wikipedia]

5 comentarios:

  1. Pff, pocas botellas de agua con azúcar me hacia tomar mi madre cada vez que tenía entrenamiento. Y ahora me entero de que no sirven para nada.

    Por cierto, muy buen articulo, me he enterado de todo. ¿Por qué no fuiste tú quien me dio clases de Biología?

    ResponderEliminar
  2. Estoy absolutamente fascinada con este blog...muchísimas felicidades. Todo interesante y sí, eres gracioso ^^. Sigue así.

    Abrazos


    Una fan

    ResponderEliminar
  3. Jopeta. Con comentarios así vais a conseguir que se me salten las lágrimas. Snif.

    Y también que continue con más ganas.

    ¡¡Muchas gracias por vuestros comentarios!!

    ResponderEliminar
  4. Pues continúa sí, porque por lo que he podido comprobar este blog no tiene desperdicio alguno. Desde luego da gusto encontrar sitios donde aprender y ganar años de vida a la vez. Podría discutir lo de las agujetas como analogía a la selección natural, pero desde luego que te has ganado un nuevo fan.

    Un abrazo,

    ResponderEliminar
  5. muy buen articulo muchas gracias por todo. Saludos

    ResponderEliminar

¿Y tú qué opinas?

Hay un Coco que te hará disfrutar de Cuba: Wild Caribe