Por qué los hombres no distinguen bien los colores

Típica conversación de pareja: “¿Qué color prefieres para las paredes?” “No sé, cariño. Son iguales. Ese.” “No, no son iguales. Este es blanco hueso y este es blanco isabelino.” “Pues a mí me parecen iguales.”. “¿Cómo puedes decir eso? Son totalmente distintos. Míralos” Miran fijamente ambas muestras de color. Él no consigue diferenciarlas y ella no consigue entender por qué él no se muestra más participativo. “No pones ningún interés. Al final tengo que hacerlo yo todo.”

Un hombre que no se preocupa por no saber distinguir bien los colores. Su solución: llevarlos todos. [link]



Este tipo de conversaciones se da en muchas parejas. De humanos, se entiende, porque los perros ven en blanco y negro y no se enfrentan a estos problemas. Es más, no se preocupan por pintar la caseta cada cinco años.

Sin embargo, ambos tienen razón: Él realmente no sabe distinguir los colores que se le muestran y ella sí. ¿Por qué los hombres tienen dificultad para distinguir los colores?

Yo no sé vosotros, pero yo no distingo los colores de la primera y la tercera paleta. Para mí que son la misma, pero claro, soy un tío...  [link]

La chica de la conversación del principio confundió la incapacidad de su pareja para distinguir colores con desinterés. Sin embargo, aunque haya muchos tíos a los que se las traiga al pairo el color de sus paredes, o del vestido de su pareja o de las cortinas o de la tapicería del sofá, lo cierto es que hay otros que, sencillamente, no somos capaces de distinguir ciertos colores. Esto tiene su explicación fisiológica:

Nuestra retina posee dos tipos de células especializadas en la captación de la luz: Los conos y los bastones.

Los conos son sensibles a la intensidad luminosa y al color, mientras que los bastones únicamente son sensibles a la luz, pero no al color. Estas células funcionan como fotorreceptoras que envían impulsos eléctricos a través del nervio óptico al cerebro, donde se forma realmente la imagen de lo que vemos.

A grandes rasgos, podríamos decir que los conos nos sirven para ver nuestro entorno bajo buenas condiciones de luz. Por otro lado, los bastones tienen una mayor sensibilidad lumínica y son los que nos permiten ver con bajas condiciones de luminosidad. Eso sí, de distinguir colores, en la oscuridad, olvidaros, porque los bastones no son capaces.

Diagrama de las capas de la retina. Fijáos en los bastones (rods, en inglés) y en los conos (cones), que se han representado del color que cada uno sabe captar mejor. [link]

Recientemente se ha averiguado que las mujeres poseen una concentración mayor de conos en la retina, comparados con los hombres. Esto les permite tener una percepción cromática ligeramente superior. ¿Qué significa? Que pueden distinguir matices en colores similares que a un hombre le pueden parecer idénticos porque no posee tantos conos.

Dramatización: A la izquierda, la versión femenina de los colores. A la derecha, la masculina. [link]



Por el contrario, la presencia de una mayor cantidad de bastones en las retinas de los hombres los hacen más aptos para la visión nocturna. No es que vean en la oscuridad (nadie puede, ni siquiera los tarseros), es que pueden ver mejor en condiciones de poca luz.

Un tarsero. Viven en las selvas de Filipinas y tienen hábitos nocturnos. Aparte de hacerles parecer drogados y encantadores, sus ojazos les sirven para tener una visión nocturna excelente para cazar insectos y roedores. [link]

¿Por qué ocurren estas diferencias? Los neurocientíficos apuntan a la testosterona como la responsable. A las ocho semanas de gestación del feto, en el momento en el que el sexo se diferencia y, si finalmente resulta que va a ser niño, la madre genera grandes cantidades de testosterona sobre el feto para que se formen correctamente los genitales. Este bombardeo de testosterona tendrá otros efectos en su cerebro y otros órganos como la vista que harán que, entre otras cosas, se desarrolle una mayor concentración de bastones frente a un descenso en el número de conos en la retina.

Diagrama de la diferenciación sexual en el feto. A la izquierda, un niño. A la derecha, una niña. En la parte superior se ve el estado de los genitales antes de su diferenciación. En la parte inferior, cómo se forman a partir de la octava semana de gestación. La aportación de testosterona es esencial para la formación del pene. [link]


¿Y para qué sirve? Bueno, a la mayoría de las chicas les gusta hacer el amor con la luz apagada. Tener visión nocturna es una ventaja en esos casos... No, en serio. Hay neuropsicólogos evolutivos que sostienen que estas ventajas específicas responden a las necesidades que teníamos cuando vivíamos en cuevas y cazábamos para sobrevivir.

Por un lado, que el hombre sea capaz de ver bien en condiciones luminosas pésimas le permitía la caza nocturna o, al menos, saber volver a casa si se había demorado durante el día.
Por otro lado, la mujer se encargaba de cuidar de los niños en el hogar y de recolectar frutos de los alrededores. Disponer de la habilidad de diferenciar colores sutiles le resultaba ventajoso para poder recoger los frutos maduros, pero no podridos o para poder distinguir de un golpe de vista el estado de una herida o un moratón en la piel de uno de sus hijos o de otro compañero del grupo.

"Yo también estoy cansado de cazar y recolectar, pero todavía no se han inventado los supermercados." [link]

Así que ya sabéis, en la vida actual, donde ni cazamos ni recolectamos, si vuestra chica os pregunta por dos tonos que no sois capaces de distinguir, podéis decirle: “Cariño, no soy capaz de diferenciarlos porque tengo más bastones que conos en la retina. Pero, como compensación, esta noche conduzco yo, que lo hago infinitamente mejor.”

Biblio:
[Por qué los hombres no escuchan y las mujeres no saben leer los mapas]
[La Consciencia: Una aproximación neurobiológica]

2 comentarios:

  1. Pues yo valoro muchísimo cualquier pintura porque no sé ni dibujar un monigote. Ahora conociendo la dificultad para distinguir los colores que tenéis los chicos aún los valoraré más. ¿Será posible que los pintores sí distingan todo el espectro cromático; o es que sus madres no les pusieron la testosterona adecuada?. Me ha parecido muy interesante.
    mareta

    ResponderEliminar
  2. No sabia que los hombres veiamos mejor en la oscuridad xd

    ResponderEliminar

¿Y tú qué opinas?

Hay un Coco que te hará disfrutar de Cuba: Wild Caribe