Lágrimas para curarse

Ayer lloré. En un restaurante tibetano que os recomiendo si vais por Barcelona. La comida estaba deliciosa, pero el primer plato, una sopa de pollo con un nombre tan exótico que no recuerdo, me abrasó la lengua a la primera cucharada.

niña llorando · conlosochosentidos.es


No podía vaciar la boca del contenido (desventajas de tener más de cinco años),  que me quemaba el paladar, las encías y la lengua a partes iguales. Inmediatamente, me salieron sendos lagrimones como fundas de guitarra y comenzó un moqueo por mi nariz.

lágrimas · conlosochosentidos.es
Mis lagrimones después de beber la sopa tibetana [link imagen]

En el viaje de vuelta me pregunté por qué lloramos cuando sentimos dolor. Es una pregunta fácil, pero es más difícil de responder de lo que parece.

Para empezar, los humanos somos lo únicos que segregamos lágrimas cuando sentimos pena o dolor. Hay cantidad de animales que tienen gritos de queja y dolor o pena, pero el único que segrega humores por los ojos es el ser humano. 

Bueno, y el cocodrilo, pero eso es cuando tiene hambre y porque tiene las glándulas salivares junto a los ojos y a veces elimina el exceso de saliva por ellos. De ahí la expresión "lágrimas de cocodrilo".


lágrimas de cocodrilo · conlosochosentidos.es
Si ves un cocodrilo llorar, que sepas que es por hambre y no por pena. [enlace imagen]

Buscando un poco sobre el asunto he encontrado diversas explicaciones del sentido de las lágrimas vinculado al dolor. 

Darwin decía en su libro "La expresión de las emociones en los animales y el hombre" que el llanto es una manera de pedir ayuda que emplean los niños igual que hacen las crías de otros animales. Sin embargo, prolongan sus gritos como ninguna otra especie y, al generar una mayor irrigación sanguínea en las glándulas lagrimales, provocan contracciones musculares que estimulan el lagrimeo. 

También defendía que el llanto no solo representaba el pesar humano, sino que lo aliviaba, pues permitía liberar tensión.

Freud también apuntó a que el llanto y el sollozo tenían una función de liberar emociones. De hecho, diversos estudios posteriores han corroborado esta teoría, demostrando una relación entre la inhibición del llanto y la aparición de trastornos generados por estrés. Así que, en general, quienes no manifiestan sus sentimientos suelen ser más propensos a experimentar angustia y tensiones internas.

[enlace imagen]
En la actualidad se sabe que el llanto es un proceso fisiológico en el que se produce una mejora de la tensión, una disminución de la presión sanguínea, relajación muscular y un efecto sedante generalizado. Además de que contribuye a restaurar los niveles hormonales a los valores originales de equilibrio que teníamos antes de que ocurriera aquéllo que nos provocó el llanto.

¿Cómo hacen todo esto las lágrimas? 

Investigaciones recientes han llevado a estudiar las lágrimas que se producen cuando cortas una cebolla y las que se producen por pena.  

El doctor William Frey y su equipo detectaron que mientras las lágrimas "cebolleras" sólo tenían agua, sales y minerales, las lágrimas de llanto contenían hormonas que se liberan de forma natural para combatir el estrés y el dolor

Una de estas sustancias son las catecolaminas. Son neurotransmisores del sistema nervioso responsables de acelerar el pulso y de irrigar mejor los músculos, así como de hacer que nos crezca la nariz cuando mentimos. Otra sustancia que se libera en la lágrima de tristeza o dolor es la leucina-encefalina, una endorfina que sirve para combatir el estrés.

Darth Vader nunca lloraría por algo tan nimio como una cebolla [link imagen]

Éstos hallazgos permiten explicar por qué se liberan lágrimas de manera automática frente a un estímulo fuerte de dolor como un golpe o una quemadura. Además, también deberían servir para romper el estereotipo de que llorar es un signo de debilidad, inseguridad o infantilismo.

Tenemos que aprender a ver el llanto como la expresión de una emoción que debe manifestarse tan naturalmente como la alegría, el enfado o el aburrimiento. En resumidas cuentas, con el llanto hay que hacer como hace Shrek con las flatulencias: Mejor fuera que dentro.

Yo estoy tremendamente orgulloso de haber llorado delante de un monje budista justo en el día del 52º aniversario de la sublevación contra la presencia china en el Tíbet. Aunque no sé qué opinará si se entera de que fue porque la sopa estaba muy, muy caliente.


Biblio buscada:
[Resumen Expresión Emociones por Darwin]
[Terapia por el llanto]

2 comentarios:

  1. Prometo que colgué esta entrada sin haberte leído antes...aunque desde luego a tu lado soy una simple niña aprendiendo a escribir dos letras seguidas....

    http://algopasaconmey.blogspot.com/2011/08/mejor-fuera-que-dentro.html

    ResponderEliminar
  2. Creo que ni parpadeé mientras lo leía. El que sólo los humanos lloremos me dejó sorprendida... ¡Ni siquiera el resto de los grandes simios! Sutil privilegio biológico.

    ResponderEliminar

¿Y tú qué opinas?