Espasmos al dormir: El espasmo mioclónico



Debido al éxito de este artículo, lo hemos reescrito completamente para tratar de responder a todas vuestras dudas y comentarios. ¡Esperamos que os guste!

Una vez tuve una novia que me pegaba. En la cama. No era una perversión. Tampoco lo hacía aposta. Simplemente se quedaba dormida y me daba alguna que otra patada. O un pequeño puñetazo. A mí también me ocurría, pero solo los días en los que había hecho mucho ejercicio físico. Por la noche parecíamos dos pugilistas en el ring.

La sensación de estar cayéndonos, ese clásico onírico que nos regala Morfeo un día sí y otro también. [link]


En este artículo vamos a contar qué son esos espasmos musculares y mucho más. Concretamente:
  1. Qué son esos espasmos al dormir,
  2. Cuáles son las causas,
  3. Qué le ocurre a tu cerebro mientras sufres uno de estos espasmos involuntarios,
  4. Por qué se tiene una sensación de caída al vacío cuando tienes un espasmo muscular involuntario al dormir
  5. Cuáles son las situaciones que propician que suframos estos espasmos, y
  6. Consejos para reducir o mitigar estos sobresaltos al dormir.

Si tienes prisa, o te gusta hacer las cosas al revés, puedes empezar por el final y leerte nuestro resumen de todo lo que aprenderás ;-)

¿Qué es un espasmo mioclónico


Al fenómeno de los espasmos al dormir también se le conoce como espasmos mioclónicos. Se trata de una mioclonía benigna que afecta al 50-70% de la población. Una mioclonía es un movimiento espontáneo de contracción o relajación de un músculo o grupo de músculos. No todas son malignas. Por ejemplo, el hipo: se produce por una contracción involuntaria del diafragma [referencia].



Escena de Kill Bill Vol.2, donde Pamela sufre un espasmo mioclónico por exceso de ejercicio físico



Algunos llaman a los espasmos mioclónicos sacudidas hipnagógicas porque normalmente se producen en una etapa del sueño con un nombre un poco feo y difícil: la etapa hipnagógica. Esta etapa del sueño es la etapa de tránsito entre la vigilia y el sueño.

¿Qué causa estos espasmos?


Los espasmos mioclónicos pueden ocurrir espontáneamente o bien como consecuencia de un sonido, luz o cualquier otro estímulo externo. Estos espasmos suelen asociarse a una sensación de sobresalto e ir acompañados de una sensación de caída al vacío. Además tienen el molesto inconveniente de despertar a muchas de las personas que los padecen. También a quien duerma con ellas (doy fe).




¿Qué le pasa a nuestro cerebro cuando se producen estos espasmos musculares al dormirnos?


Aunque los neurocientíficos no consiguen ponerse exactamente de acuerdo con el mecanismo que explica los espasmos mioclónicos, muchos coinciden en que se debe a una pequeña lucha entre unas zonas del cerebro que están activas cuando estamos despiertos y otras zonas cuya actividad se registra cuando dormimos.

Tal y como explica el psicólogo Tom Stafford, a veces el cerebro se hace un pequeño lío y "se le cruzan los cables" en la etapa entre la vigilia y el sueño.

Normalmente nuestros cuerpos están paralizados mientras nos encontramos en una etapa de sueño profundo. Ni nos movemos ni es fácil que nos despierte un estímulo (ruido, luz, contacto, olor, etc). Sin embargo, nuestro cuerpo no llega a aislarse por completo del mundo exterior cuando soñamos y hay dos movimientos que el cerebro soñador no puede controlar: Los movimientos rápidos de los ojos y los espasmos mioclónicos. Vamos a verlos más en detalle.

Este señor tiene pinta de estar en plena etapa hipnagógica: Con un ojo abierto y el otro cerrado. Entre la vigilia y el sueño, vamos. [link]

Los movimientos que escapan a la parálisis del sueño


Los movimientos rápidos de los ojos (REM): Una ventana a lo que vemos en los sueños.

El movimiento involuntario al dormir más común es el movimiento rápido de los ojos (Rapid Eyes Movement, REM, en sus siglas en inglés). Nuestros ojos se mueven en función de lo que estemos soñando. Si sueñas que eres un juez de mesa de un partido de tenis, tus ojos se moverán de lado a lado.

Estos movimientos son ajenos a la parálisis muscular que sufrimos mientras soñamos y, de hecho, son un gran indicador de que estás bien dormido. Para quien te observa mientras duermes, claro. Tú, obviamente, no te enteras de nada mientras estás en esta etapa de sueño profundo.

Los espasmos mioclónicos: los retazos del cerebro despierto

Los espasmos musculares nocturnos o mioclónicos no son así. Son más bien una señal de que el sistema motor puede ejercer todavía cierto control sobre nuestro cuerpo a medida que la parálisis del sueño se apodera de nosotros.

Y es que no tenemos un interruptor "sueño-vigilia" en el cerebro para controlar nuestro sueño (ENCENDIDO por la noche, APAGADO por el día).

Más bien tenemos dos sistemas opuestos en nuestro cerebro que cada vez que nos vamos a dormir pelean como dos boxeadores por mantener el control.

Eso sí que es una buen espasmo mioclónico. Cuidado con el techo, muchacha. [link]




Vamos a ver más detenidamente quiénes son estos dos pugilistas que entran en combate cada vez que nos dormimos.

SAR el despierto


En una esquina del ring, proveniente de debajo del córtex cerebral y con la función de asegurarse de que hagamos nuestros procesos fisiológicos básicos, tenemos al Sistema de Activación Reticular (SAR). Este sistema es el que se encarga de cosas tan importantes como que no dejemos de respirar, por ejemplo.

Cuando este sistema está funcionando a tope nos sentimos alerta y despejados. Es decir, estamos despiertos.

Este sistema, sin embargo, nunca está apagado del todo (de lo contrario no respirariamos al quedarnos profundamente dormidos), pero se queda en un estado de hibernación cada noche. Nunca mejor dicho.

POVL el paralizador


En la otra esquina del ring, proveniente del hipotálamo, concretamente de la zona ventrolateral y preóptica de nuestro cerebro (en el interior del cerebro, justo antes del área de la visión, que se encuentra en la zona del córtex situada en la nuca), tenemos al Núcleo Preóptico Ventrolateral (POVL).

El POVL se encarga de provocarnos somnolencia e inducir la parálisis muscular que experimentamos al quedarnos profundamente dormidos. Se cree que está ubicado cerca del nervio óptico para poder recolectar información sobre el comienzo y final de las horas de luz y así influir en nuestros ciclos de sueño.

El combate en el cerebro


Suena la campana y comienza el combate entre SAR el despierto y POVL el paralizador.
Cuando nos vamos quedando dormidos, se producen cambios de temperatura, respiración y relajación muscular en nuestro cuerpo. Nuestra mente abandona poco a poco su tarea de interpretar todo lo que percibimos por nuestros sentidos (los ocho) y empieza a generar sus propias imágenes oníricas. POVL el paralizador empieza a tomar las riendas de nuestro cerebro y llega la parálisis del sueño, cesando por completo la actividad muscular voluntaria.

Fotograma de El Gran Azul. Esto sí que es un sueño húmedo.

Sin embargo, a veces SAR el despierto se niega a ceder el control... La comunidad científica no tiene totalmente claro qué ocurre exactamente, pero parece que, de vez en cuando, POVL el paralizador no llega a tener un control completo del sistema motor.

Y SAR el despierto parece ganar algunos asaltos. Y nosotros unos cuantos sobresaltos al dormir.
Es como si, a medida que la parálisis del sueño se apoderara de nosotros, la energía diurna se reavivara de golpe en movimientos involuntarios al dormir.

En otras palabras, los espasmos mioclónicos son los últimos intentos de nuestro cerebro por mantenerse despierto.

¿Por qué los espasmos musculares nocturnos suelen ir acompañados de una sensación de caída al vacío?


Es muy común experimentar una sensación de caída al vacío cuando se tiene un espasmo mioclónico.
Esto ocurre por un fenómeno muy interesante llamado Incorporación al sueño [referencia].

A nuestro cerebro le encanta contar historias. Las construye a partir de todo lo que percibimos a nuestro alrededor. Cuando soñamos, nuestros sentidos siguen captando la realidad que nos rodea (los ruidos que hacen los vecinos; el camión de la basura que pasa; la gata callejera en celo que no deja de maullar, ...). Nuestro cerebro interpreta esos estímulos y los transforma en parte de nuestro sueño para asegurarse de que seguimos durmiendo.

Ten cuidao, morena, que no es la caída lo que duele, sino cuando te golpeas contra el suelo. [link]
Cuando sufrimos un espasmo muscular nocturno, nuestro cerebro soñador trata de incorporarlo a la historia que estábamos soñando. Lo hace lo mejor que puede, generalmente haciéndonos creer que caemos al vacío o algo similar. Sin embargo, a veces estos espasmos musculares son tan fuertes que nos despertamos.

Así, no es la sensación de caer al vacío la que nos despierta, sino el propio espasmo muscular. El cerebro ha hecho todo lo posible por inventarse una historia que encaje en tu sueño para que tú sigas durmiendo (y para que él siga trabajando en todas las cosas que hace mientras dormimos), pero el sobresalto muscular a veces es tan grande que no consigue evitar que te despiertes.


¿Hay situaciones que propician que tenga un espasmo mioclónico?


Los espasmos mioclónicos son más comunes en niños pequeños o en animales (¿habéis tenido un gato en vuestro regazo mientras dormía? Hace de todo con las patas menos estarse quieto). Se cree que es porque sus sueños son más simples que los de los adultos humanos.

Sin embargo, estos movimientos involuntarios al dormir también se dan en adultos sometidos a determinadas condiciones. Normalmente ocurren cuando estamos excesivamente cansados o cuando no nos sentimos confortables en la cama. También bajo situaciones de estrés y agotamiento mental o físico.

Generalmente, estos espasmos ocurren una o dos veces a lo largo de la noche. Pero si se nos priva de dormir o tratamos de mantenernos despiertos, pueden ocurrir más a menudo.



Esta era mi novia. La dejé porque se movía mucho en sueños. Luego, los de la Lotería del Estado, entusiasmados con su estilazo, decidieron plagiar su forma de dormir para sus anuncios.


¿Algún consejo para evitar o reducir los espasmos mioclónicos?


¿Recuerdas lo que te he contado del fenómeno de la incorporación al sueño? Pues no solo ocurre con los estímulos que percibimos cuando dormimos sino también con los eventos de las horas previas a irte a dormir e incluso del día y hasta de la última semana.

Si te has pasado el día jugando al tetris, soñarás que caen piezas (sí, también me ha pasado). Si te vas a la cama después de ver una peli de zombies, probablemente sueñes con ellos. Si has hecho ejercicio físico poco antes de irte a dormir, tu SAR va a estar especialmente activo y va a poner a prueba a POVL el paralizador. Si vas a tener una entrevista de trabajo y estás nervioso por ello, tu cerebro incorporará ese elemento a tus sueños.

El estrés y el agotamiento mental también pueden provocar espasmos y pesadillas. ¿Quién no ha soñado con piezas de Tetris cayendo? [link]

Para mitigar el efecto de la incorporación de estos elementos ligados al estrés a tu sueño (y tu descanso), es recomendable saber desconectar. Literalmente. Estas son algunas recomendaciones (algunas extraídas de aquí) que a mí me funcionan para reducir los espasmos al dormir:

  • Evita hacer ejercicio físico a partir de las 6 de la tarde. Si te gusta mucho hacer deporte y no puedes pasar sin él, prueba a cambiar el horario a primera hora de la mañana (yo hago mi rutinita a las 6 y media de la mañana). Si te resulta imposible, haz algo suave entre semana y realiza entrenamientos más duros el sábado y el domingo o en tus días libres.
  • Procura ir a la cama y despertarte a la misma hora todos los días.
  • Apaga cualquier pantalla una hora antes de irte a dormir (tele, móvil, tablet e incluso ebooks).
  • Aprovecha esa hora de "apagón tecnológico" para relajarte. Conversa con tu familia o compañeros de piso, escribe en una libreta lo mejor de tu día o practica yoga, meditación o algún ejercicio de respiración.
  • Relaja los músculos de tus piernas con estiramientos suaves, masajes y baños calientes.
  • Transforma tu dormitorio en un templo del descanso:
  • Quita la tele de tu dormitorio. Ponla en la cocina o véndela por Wallapop.
  • Procura que no haya ruidos en tu habitación. Si las paredes son muy finas, usa tapones para los oídos.
  • Que entre la menor luz posible: baja del todo tu persiana, hasta las rendijas. Un entorno oscuro invita a tu cerebro a entrar más fácilmente en la etapa de descanso.
  • Procura que tu colchón sea confortable y cómodo. Si tiene más de 10 años, ya es hora de que lo cambies.
  • Que tu almohada sea una invitación al mundo de los sueños. Esta es la almohada viscoelástica que utilizo para dormir y desde que la compré duermo como un bebé cada noche.

Si pese a estas recomendaciones sigues experimentando fuertes espasmos musculares durante la noche que te privan de un buen descanso, te recomiendo que visites a tu médico para plantearle que te realice un estudio del sueño que permita determinar si padeces algún desorden del sueño.

Cosas que has aprendido con este artículo


  • Los movimientos involuntarios al dormir se llaman espasmos mioclónicos.
  • Los espasmos mioclónicos son una mioclonía benigna que afecta al 50-70% de la población.
  • El hipo también es una mioclonía benigna.
  • Los espasmos mioclónicos ocurren en la etapa entre la vigilia y el sueño llamada hipnagógica.
  • Se producen por una "pugna" entre el Sistema de Activación Reticular (SAR, encargado de controlar nuestras funciones fisiológicas básicas) y el Núcleo Pre-óptico ventrolateral (POVL, encargado de provocarnos somnolencia).
  • En la pelea contra el POVL, cuando el SAR gana un asalto, nosotros ganamos un sobresalto.
  • Cuando tenemos espasmos mioclónicos normalmente soñamos que nos caemos debido al fenómeno de Incorporación al sueño.
  • La incorporación al sueño es la capacidad del cerebro de inventar historias sobre la marcha a partir de los estímulos que recibe mientras estás durmiendo para evitar a toda costa que te despiertes.
  • A veces los estímulos son tan fuertes, como en el caso de un espasmo mioclónico cuando nos estamos quedando dormidos, que el cerebro no es capaz de evitar que nos despertemos.
  • El movimiento rápido de los ojos (REM) refleja cómo estamos moviendo los ojos en nuestro sueño.
  • Los espasmos mioclónicos, por el contrario, son restos de nuestra actividad diurna que "se cuelan" en nuestros sueños y que pueden llegar a despertarnos.

17 comentarios :

  1. el caso,que nos morimooos

    ResponderEliminar
  2. Justo acaba de pasarme y buscando información me he encontrado con tu blog. Muy buen post!
    Gracias

    ResponderEliminar
  3. que se recomienda para mitigarlos? salu2

    ResponderEliminar
  4. Estas sacudidas hipnogonicas o espasmo mioclonico es un atavismo de cuando dormiamos en los árboles.Evitaba que nos cayeramos.De ahi que se produce más en situaciones de estres o mucho cansancio.Investigalo.

    ResponderEliminar
  5. Muuuuy buen post , divertido , entretenido. Gracias *.* !

    ResponderEliminar
  6. Acabo de llegar buscando información porque le di un par de manotazos a mi novia.. Cuando le diga que le pasa al 80% me va a tener que perdonar jejej

    ResponderEliminar
  7. Hola, yo tengo el mismo problema, llevo muchos años haciendo ejercicio físico, hace tres tuve que dejarlo por este tema pero he vuelto para ver como respondía mi organismo, al principio todo iba bien, pero conforme el ejercicio a ido creciendo en intensidad e vuelto al mismo punto en el que lo deje, es decir, el día que entreno no puedo dormir debido a estos espamos / sacudidas, he tomado magnesio para descartar que fuera un problema por falta de este minera sin resultados satisfactorios.
    El problema es que soy adicto al deporte y no quiero renunciar a él, es por eso que estoy buscando información y respuestas.
    Gracias.

    ResponderEliminar
  8. Con mi novio la vez que dormimos juntos pega pataditas, es como que sus piernas "saltan" pero a él nunca lo despierta eso, a mi me asustaba y me despierta siempre que hace eso. Una vez le pregunte si sentía cuando hacia eso, y él me dijo que no se daba cuenta... siempre me pareció raro, pero ahora entendiendo

    ResponderEliminar
  9. No pasa nada si te pasa 4 o 5 veces seguidas verdad? Porqué por lo que es a mi...me suele pasar así...Acabo teniendo como 4 o 5 espasmos seguidos com pocos segundos entre ellos...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ah! y mientras me pasa pienso "ostras, otra vez"

      Eliminar
  10. El problema es cuando no te dejan dormir en toda la noche, que es justamente mi caso :-( Llega un momento en que te empiezas a dormir "esperando" el saltito, y entonces entras en una espiral de "cabreo-cansancio-miedo al próximo espasmo-cabreo otra vez-más cansancio" de la que no puedes salir, porque cuanto más cansada estás, más espasmos tienes y los espasmos hacen que estés más cansada... La pescadilla esa, ya sabéis. Y lo malo es que no tiene solución, al menos de momento, o, al menos yo, no la he encontrado.

    En fin, gracias por la información y felices y reposados sueños a todos :-)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Ana Márquez, estoy en tu misma situación... como dices me asusto y entro en un estado de ansiedad... me pasa por temporadas pero ahora mismo estoy pasando una muy mala racha ya que me esta perjudicando en el trabajo... no se que hacer ya hace mas de dos años un neurólogo me mando un medicamento que no me hacia efecto alguno...
      Por favor... alguien sabe de algo que haga mejorar... ya estoy teniendo miedo de que llegue la noche y tenga que pasar por lo mismo.

      Eliminar
  11. Me pasa por épocas,de estar durmiendo tranquilamente,me despierto y luego cierro los ojos y al instante noto como una descarga ,que hace me sobresalte seguido de uns sensación que no se describir. Cuando me pasa ya no concilio el sueño bien o no duermo. Menos mal que no me pasa siempre ,aunque mi novia ya ha recibido muchas patada.

    ResponderEliminar
  12. Lo asocio al estres y la ansiedad,tenia una entrevista de trabajo hoy, inconscientemente el cerebro se queda trabajando y pensando en chorradas ,cuando yo lo que quiero es dormir.Lo mejor es cenar ligero, llegar cansado pero no en exceso a la cama ,y distraer la mente de cosas que nos inquieten.
    Os lo digo yo que no he dormido nada hoy , estaba como una "Anguila electrica en la cama dandome espamos en todo el cuerpo cuando cerraba los oJOS.

    ResponderEliminar
  13. Yo también he llegado a este sitio porque me desperté asustada al experimentar uno de estos espasmos. Muy buena información.

    ResponderEliminar
  14. Llevo 15 días en la siguiente situación : estoy a punto de dormirme y derrepente me despierto asustado, con el corazón a 1000k/h, luego trato de seguir consiliando el sueño pero vuelve a pasar, me puede pasar Hasta 10 veces antes de dormir ...me molesta estar tan cansado y con la incertidumbre de pensar que me esta pasando aveces no quiero que llegue la noche para no esperímentar tan horrible sensación. . Estoy desesperado no se que hacer ....

    ResponderEliminar
  15. Me ocurre igual , es como un sensacion de como si se cortara la respiracion, menudo susto de la el espasmo , hoy descubri lo que es, me rompe el sueño por completo y ya no puedo dormir , es la sensacion de dormir o palmarla , la verdad que da un poco de miedo, me ocurre casi seimpre en verano en los dias de mas calor.

    ResponderEliminar

¿Y tú qué opinas?