El espantador de adolescentes

[Leer con tono de voz en off de teletienda] ¿Qué hacer para que esos molestos adolescentes que pululan por los alrededores de su comercio no le espanten la clientela? No es una wi-fi cifrada. No es un gorila en la puerta. No es una abuela despotricando de que en sus tiempos los jóvenes tenían respeto por sus mayores. Es una cosa rara que hace ruido.

Jóvenes abandonándose al peligroso vicio de la pereza [link imagen]



El invento en cuestión se llama Mosquito ultrasonic teenage deterrent y se podría traducir por “elemento disuasorio ultrasónico de adolescentes”. Se trata de una cajita que se coloca en la puerta del comercio y que emite continuamente un sonido a una frecuencia constante. La gracia está en que, según dicen los creadores del aparato, el sonido sólo lo captan las personas menores de 20 o 25 años. ¿Por qué? Pues porque a medida que crecemos vamos perdiendo capacidad auditiva y, aunque algunos adultos aseguran que sí que oyen el pitido, a la mayoría les resulta imperceptible.

Mosquito ultrasonic teenage deterrent. El arma definitiva contra las hordas de jóvenes indolentes [link imagen]

Los creadores aseguran que, aunque un sujeto lo oiga, no interfiere excesivamente en sus compras. Sin embargo, si se quedara en el local durante media hora, acabaría con la cabeza loca. La compañía que lo comercializa (del Reino Unido), asegura que, a parte de servir para comercios, puede ayudar a disminuir el vandalismo en zonas donde se hagan graffitis, o donde se trapichee habitualmente con drogas.

Jóvenes retorciéndose de dolor ante el odioso sonido del Mosquito ultrasonic teenage deterrent [link image]

Desconozco la efectividad real del aparato, pero me ha llamado la atención. Me pregunto si será efectivo contra las hordas de gente que van (vamos) a todos sitios con los auriculares. Y me pregunto aún más: Qué pasará si esos jóvenes se enteran del tinglao y deciden ir por la calle con tapones en los oídos y, para compensar, hablar a grito pelao entre ellos...

Finalmente, os propongo una alternativa real que puede funcionar mucho mejor: Un señor bailando como una go-gó. Pon a este señor delante de tu comercio y ningún joven osará acercarse. O a lo mejor sí, para preguntarle qué se ha tomado...

ADVERTENCIA: Produce vergüenza ajena e hipnotismo a partes iguales.



[via neoteo]
[via compound security]

0 comentarios:

¿Y tú qué opinas?